www.interferencia-co.net

 
     
     
  quines somos  
  glosario de términos {... para la vida ...}  
  traducciones  
     
  terreno de ejercicio  
  proyecto editorial  
  red  
  proyectos alojados  

 

 

retornar al menú de videos

videos / pijao, pueblo del buen vivir

Pueblo del buen vivir es un proyecto que inicia en 2005, y se ha desarrollado durante 5 años en el municipio de Pijao en el Quindío, al sur oriente de Colombia. Esta iniciativa ha sido gestada por Mónica Flórez*, quien actualmente vive en Pijao y desde allí, ha gestionado vínculos con Cittá Slow, un modelo urbano fundado en Italia en 1999 que hace parte de una tendencia mundial llamada Slow movement, y propende por una mejor calidad de vida para las personas, dándole prioridad a las características propias de los lugares y a la producción local, más que a la extranjera.

Hasta este momento, la iniciativa en Pijao ha tenido connotaciones y repercusiones tanto económicas como sociales, lejanas a las de su referente europeo que sí se sitúa dentro de una red turística con gran aceptación comercial. En Pijao por el contrario, se han afrontado obstáculos políticos y económicos, que podrían parecer asuntos básicos o sin importancia. Este tipo de diferencias que se presentan en el desarrollo de iniciativas, nos permiten cuestionar acerca de las relaciones de poder en las que nos encontramos.

Los países europeos que pertenecen a la tendencia Slow movement, se encuentran en una posición de poder privilegiada frente a contextos como el nuestro que no han contado con la infraestructura económica ni política, que permita garantizar las condiciones básicas para vivir al total de su población. Por lo que se hace necesario mantener posturas críticas frente a las iniciativas extranjeras que se tienen como referentes, al momento de ejecutar acciones dentro de nuestro contexto.

Proyectos como éste, son ejemplo de iniciativas que pueden propiciar condiciones para que la comunidad cuestione formas alternas de concebir el cuerpo y las relaciones con su contexto, pues se proponen como contradictorias al tiempo capital, es decir, aquel tiempo que se encuentra determinado por los ritmos de producción del capital, como lo son: la industria o los medios masivos de comunicación. De esta manera, el tiempo capital implica movimientos físicos que aceleran las actividades que mediante éste se generan. El cuerpo (en medio) termina entonces subordinado a esta aceleración, que a su vez, aumenta al transcurrir el tiempo.
Las ciudades lentas o desaceleradas, proponen un espacio con otra temporalidad, que le permite a la persona que lo habita cuestionarse sobre el poder que ejercen las dinámicas económicas del sistema capital sobre su cuerpo. Con esta propuesta urbana, se ponen en tensión las ideas de eficacia y eficiencia que han sido inscritas a lo largo de la vida de las personas. Es en este momento cuando surgen preguntas sobre el tiempo que el propio cuerpo insinúa.

Si las preguntas de estos cuerpos tuvieran eco en otros cuerpos, se darían las condiciones propicias para generar gestos de resistencia social, diferentes a otros gestos que nos hemos acostumbrado a ver, y que estarían definidos desde el hacer diario de las personas que los realizan.
i n t e r f e r e n c i a pretende, al visibilizar este proyecto, que se generen redes entre otras iniciativas que propongan o planteen acciones y posturas anti sistémicas, para más tarde generar cooperaciones y propagar redes en otras direcciones, cercanos (tal vez) a contextos sociales y también a otros inesperados.

2010


*Mónica Flórez (Pijao, 1966) cursó la carrera de Comunicación en la Universidad del Quindío, donde más tarde se desempeñó como docente catedrática. Es también autora del libro Relatos desde el Bahareque.